FANDOM


Creo que es hora

Esta es una buena oportunidad para decirles todo lo que sé.

Este artículo o parte del mismo está incompleto. Ayuda a Claymore Wiki completándolo.

Capítulo 12
La sonriente Teresa I
Información de publicación
Publicador

Gekkan Shōnen Jump

Fecha de publicación

6 de mayo, 2002

Páginas

25

Nombre original

微笑のテレサ I Bishō no Teresa I

Información general
Tomo

La sonriente Teresa

Generacion(es)

Generación de Teresa

Cronología del episodio
Capítulo previo

Las tinieblas benditas VII

Capítulo siguiente

Teresa la sonriente II

La sonriente Teresa I (orig. 微笑のテレサ I Bishō no Teresa I; lit. Teresa la sonriente I) es el décimo segundo capítulo de Claymore, y el tercero del tankōbon La sonriente Teresa, escrito e ilustrado por Norihiro Yagi. Fue publicado el 6 de mayo de 2002 en Gekkan Shōnen Jump. Fue recopilado en el tercer tomo el 1 de noviembre de 2002, que fue publicado en España el 29 de marzo de 2007 por Ediciones Glénat España.

AnteriormenteEditar

  • Clare casi sobrepasa su límite de yoki al matar al Yoma y decide quitarse la vida, Raki logra impedirlo haciéndola regresar a la normalidad.
  • Clare y Raki se marchan de la Ciudad Santa de Rabona.[1]

SumarioEditar

La historia de Teresa, la poderosa guerrera número 1.

HistoriaEditar

En una villa, un Yoma es asesinado por una Claymore en frente de todos los pobladores, antes de su muerte, este no puede creer tal acción, La guerrera hace un movimiento de manos y una ligera sonrisa, corta en el pecho al Yoma cayendo al suelo, este no muere del todo levantando su cabeza, pero es pisado por el pie de la guerrera y clava su espada en ella. Un rostro de satisfacción en la guerrera, los pobladores anonadados y sorprendidos, uno pregunta si es una Claymore, la guerrera saca su espada y mata a un habitante, guarda su espada y unos dos pobladores se quejan, la guerrera da una extraña mirada a los que dijeron aquellas palabras. Gran parte de las personas vieron la acción de la guerrera, uno de ellos se le acerca temeroso, le da las gracias por haberlos ayudado y que tenía el pago, la guerrera le dice que no lo necesita, que un extraño hombre de negro vendría a recogerlo, tenían que dárselo a él, el hombre le pregunta que les pasaría si cometen un error y le dan al hombre equivocado, la guerrera le responde que no le interesa y si fuese el caso, sería como si la villa nunca hubiera pagado, la próxima vez que aparecieran muchos Yomas, ellos no vendrían a ayudarlos, el hombre queda algo dudoso por aquellas palabras y la guerrera agrega que sean cuidadosos cuando un pueblo no paga, los Yomas aparecerían a los pocos días y después la destruyen, por lo que ha escuchado, Los habitantes quedan sorprendidos tras sus palabras y el hombre le dice que pagaran sin equivocarse, la guerrera le dice con una ligera sonrisa que le alegra escucharlo, era una sabia elección.

Teresa se encuentra con Orsay

Teresa al encontrarse con Orsay.

A las afueras del pueblo, la guerrera camina en unas rocosas montañas, en su camino se encuentra con un hombre de negro con capucha de estatura mas baja que ella, la guerrera pasa por de lado de el y se detiene un poco por detrás de él, el hombre de negro le pregunta si había asustado a otro pueblo y le dice su nombre, Teresa, ella lo mira y le responde al hombre llamándolo Orsay, les había dicho la verdad, nunca les ayudan a los pueblos que no pagaban sin importar lo que les pase después, Orsay le dice que eso era verdad, pero la forma en que se los había dicho, lo hizo parecer como si ellos fueran los que mandaban Yoma, Teresa le pregunta sonriente si eso no lo hacían, Orsay la mira sonriente y le dice que tenga cuidado con lo que dice, su trabajo es matar Yomas, nunca harían ese tipo de cosas, Orsay cambia el tema y le menciona sobre su siguiente trabajo, estaba a dos días de camino al oeste, era el pueblo Teo, Teresa pregunta si hay algún otro detalle, el le responde que no realmente, el número de Yoma era el mismo de siempre, que los que encuentre y los mate a todos, Teresa pone su mano cerca de su frente como saludo de soldado, dice que si jefe mientras sonríe y se va. Mientras Teresa se va, Orsay menciona sus datos, Teresa, una híbrida creada por la organización, de la generación setenta y siete de Claymore, guerrera número ciento ochenta y dos, no importaba que Yoma enfrentara, los mataba a todos sin gastar su poder Yoma, por aquella razón, su rostro nunca cambiaba, y cundo asesinaba, pareciera tener la sonrisa más débil, conociéndola a ella como Teresa de la Débil Sonrisa, la mas fuerte de la mujeres entre aquéllas llamadas Claymores, Orsay se detiene es sus palabras diciendo que quizás no, la criatura mas fuerte.

Teresa llega a Teo

Teresa al llegar a la ciudad vecina de Teo.

En el pueblo de Teo, se muestra bien construido, dos personas se percatan de la llegada de Teresa, da un sonriente rostro, uno de los habitantes que se percataron de ella y es asesinado rápidamente por Teresa, los demás habitantes miran sorprendido tras la acción, Teresa sonriente dice que ese era uno, otro habitante es asesinado siendo la espada de Teresa clavada en el rostro de este, Teresa dice que ese era el dos y quita su espada cortando la cabeza verticalmente, uno de los habitantes empieza a correr pero Teresa lo alcanza diciendo que con el son tres, le corta la cabeza verticalmente por debajo de la nariz, Teresa asesina al cuarto colocándose por detrás de el cortándolo verticalmente, dos Yomas se dejan mostrar, Teresa les dice que debieron de haber invocado sus poderes desde el momento en que la vieron, uno de ellos la ataca y salta hacia ella, Teresa salta también y lo corta desde el estómago, Teresa vacia hacia el otro y le clava su espada a la mitad del cuello, ella le dice que cualquier cosa que el haga es inútil y le corta por completo. Los aldeanos se percatan que todos los cuerpos era de Yoma, Teresa les dice que son un pueblo afortunado al tener a siete Yomas viviendo entre ellos, la petición para cazarlos vino de otro pueblo, las criaturas se alimentaban de pueblos vecinos y vivían silenciosamente en Teo, Teresa se percata que había presenciado a siete de ellos afuera del pueblo, pero había matado a series, Teresa los cuenta y se da cuenta que faltaba uno, con rostro de duda , se fija en los habitantes que se encuentran cerca de ella, la miran con temor, se muestra dudosa si puede encontrarlo, se fija en un hombre que tenía una niña por delante de el, Teresa se pregunta que pasaría entonces, rápidamente se va detrás de el y le dice que si creía que podía usar aquella niña como escudo, el hombre se parte en dos, Teresa se percata de la niña y esta la mira también.

Notas y referenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.